De regreso a la vida cotidiana. Carta del Hno. Juan Carlos a l@s Voluntari@s

Querida familia:

Espero que este tiempo vivido desde junio haya sido bueno, de descanso y de encuentro con los vuestros.

En el Hogar no ha sido fácil salir adelante en el día a día. Por eso, lo primero es mi gratitud para aquéllos que se han esforzado de forma intensa para que podamos llegar al día de hoy habiendo atendido y ayudado, a pesar de la situación que estamos viviendo.

Lo que me ocupa en esta carta, es llamaros para dar un paso adelante, todos, ya. Es importante que cada uno dentro de sus posibilidades, se sitúe ofreciendo de nuevo lo que puede dar para compartir. Sabéis que nada es poco, que todo va sumando, y que con muchas migas se hace un pan, el que necesitamos para seguir aliviando y ayudando.

Sabemos que no vamos a resolver muchas cosas, pero sí podemos ser un alivio. Por eso os ruego que toméis en consideración la tarea de volver al hogar, para retomar las vuestras.

Hay muchos frentes descubiertos, y nadie sobra. La vida diaria y cotidiana del hogar, se reanuda el día 13 de septiembre. Yá sabéis: desayunos, lavadoras, ropa, plancha, cocina, tienda de ropero económico, portería,  ….. etc. Todo lo que no se ha interrumpido, pues no se ha dejado de atender, pero multiplicado de nuevo.

Os ruego que contactéis entre vosotros y con nosotros, para poner en marcha la vida activa.

Todo lo ponemos en las manos del que nos ha llamado a ser más hermanos, sabiéndonos creados ricos para compartir y sembrar vida. Que su madre, la de la Misericordia también os bendiga y traiga a casa de nuevo.

Vuestro hermano, Juan Carlos.

Comparte nuestros contenidos