Grupo de Recuperación

Dentro de la problemática de la población de personas sin hogar, resalta una realidad que, aunque no es nueva, sí que se ha agravado en los últimos años y en la situación actual.

Se trata de poner la mirada en aquellas personas sin hogar:

  • Con más de 45 años o mayores de 50 con un largo historial de vida en la calle que dificulta más todavía la integración y normalización al haber adquirido patrones de comportamiento y de relación que llamamos “de calle”.
  • Escaso o nulo nivel formativo y laboral
  • Que han agotado las ayudas y prestaciones existentes.
  • Sin arraigo familiar ni red social fuera del creado en el mundo de la calle, o perdido en el transcurso de su historia personal.
  • Problemas añadidos o agravados de Salud Mental y física, que no tienen respuesta en centros específicos por su inexistencia o inadaptación de la persona, o que necesitan recuperarse de procesos hospitalarios tras el alta en los mismos, necesitando cuidados básicos, pero no asistenciales dependientes.
  • No accesibilidad a recursos para mayores por no alcanzar la edad.
  • Problemas de consumo tratables desde la perspectiva de la reducción de daños, mediante metadona u otros fármacos, pero concomitantes con otras problemáticas que impiden la rehabilitación plena.
  • Procedentes de cualquier punto de la geografía nacional y provincial, pero desarraigados en sus pueblos y lugares de origen.

En definitiva, se trata de personas que no tienen cabida en la red de recursos, y para las que ir de albergue en albergue agotando los días de estancia no es una respuesta adecuada, o al menos resolutiva y digna.

Al mismo tiempo, no podemos situarles en un régimen asistencial reductivo de sus posibilidades, ni mucho menos sustituir recursos específicos y especializados con un sucedáneo insuficiente. Seguimos interviniendo como centro para personas sin hogar, adaptado a su realidad.

Por lo tanto, sin renunciar a la perspectiva inclusiva y rehabilitadora, y teniendo al mismo tiempo el realismo de un diagnóstico adecuado de la realidad y posibilidades de cada uno, queremos ofrecer con este programa: un espacio e intervención adecuadas, que permitan sacar del mundo de la calle a las personas sin hogar con necesidades especiales, y mediante un trabajo sin tiempo predeterminado reducir daños, ayudarles a tener una vida alternativa, coordinándonos con todos los recursos existentes hasta que pueda acceder al que corresponda o mejor pueda responder a la necesidad de cada uno, o ayudarles simplemente a vivir más dignamente.

Comparte nuestros contenidos